¿Alexa, me oyeees, me escuchas, me sientes?

Esta Navidad mi sobrina de 10 años de edad recibió una bocinita de Google Home Mini. Los niños ya no piden el Microhornito o la pista de Micromachines, sino gadgets que puedan incluir en su rutina diaria.

El pequeño Google Home es un asistente que sirve también como una bocina, ideal para conectar tu dispositivo móvil y poder apoyarte a organizar tu día, si es que eres una persona de gadgets y rutinas electrónicas.

El Google Home Mini tiene el asistente Google Assistant que se activa con el comando “Ok, Google” y que en español aún cuenta con algunas limitaciones. En inglés, por ejemplo, tiene un sistema de conversación continua que te permite generar interacción como al preguntarle qué películas te recomienda, no sólo te ofrece una lista,  incluso te pregunta qué tienes ganas de ver.

Por su parte, Amazon no se queda atrás con su Echo, una bocina inteligente que integra a su asistente Alexa con otras funciones más como poder comprar en la plataforma de comercio en línea Amazon, además de la posibilidad de pedirle información de todo tipo como buscar algo en Wikipedia o contarte una historia de terror.

Apple tenía que estar en la escena con su Homepod, que junto con Siri y Apple Music, activan su asistente con el comando “Oye, Siri”, que aprenderá el tipo de música que prefieres o tus podcasts favoritos.

Pero, la pregunta aquí es qué tanta información gratuita estamos dando a nuestros asistentes virtuales. Hasta ahora le has dado información como tu canción favorita, la dirección exacta de tu casa, la ubicación de tu celular, tu lista de compras, acceso a tu correo electrónico, tu agenda y hasta el control de las luces de tu casa. Si Alexa o Siri fueran el protagonista de una película de terror, aquí empezarías a asustarte.

Si los asistentes electrónicos de las grandes compañías saben todo de nosotros, es porque nosotros se los hemos dado con puntos y comas, incluso tienen registrado el tono de tu voz. Hasta ahora no se cuenta con medidas de seguridad o leyes que protejan a los usuarios del uso de este micrófono conectado a Internet, que desde casa puede registrar todo el tiempo tus conversaciones.

Incluso, ha habido declaraciones de personal que trabajó en el desarrollo de Alexa para Amazon, que aseguran que este asistente inteligente es capaz de grabar permanentemente a sus usuarios. Si esto fuera verdadero, esta sería una nueva forma de obtener datos de mercado de primera fuente. Una fuente a la que le estamos dando acceso de manera totalmente voluntaria. Así que, qué tanto confías ahora en tu asistente virtual para organizar tu agenda.

Deja una respuesta