Michael Jordan y su último baile en Netflix

Después de cinco semanas, por fin podremos ver el desenlace del documental de Michael Jordan.

Los 10 episodios del documental de ESPN y Netlix, “The Last Dance”, nos hizo conocer en viva voz de sus protagonistas las hazañas de Michael jugando para los Chicago Bulls en los 90’s

En los 90’s no había nadie que no conociera su nombre, patrocinios con grandes marcas, referencias culturales en películas, merchandising, y más, así de grande era Jordan y estos capítulos lo demuestran.

Es por eso, que nos dimos a la titánica tarea de elegir tan sólo 5 momentos memorables de este documental, que sin duda pasará a la historia como uno de los más vistos, ya que, de acuerdo a cifras publicadas, los episodios 9 y 10 promediaron 5.9 millones de espectadores, mientras que la primera entrega, fue vista por 6.3 millones de personas.

5. The Jordan Rules

Estas “reglas” basadas en juego sucio para evitar que Jordan lograra anotar, fueron creadas por los Detroit Pistons, uno de los equipos rivales de los Chicago Bulls durante finales de los 80’s, que dejó su marca gracias a su estilo rudo y rebeldía de sus jugadores.

De estos enfrentamientos, surgió el rumor de que en 1992 el Dream Team que llevaría a Estados Unidos a conseguir el oro durante los Juegos Olímpicos, el jugador de los Pistons, Isiah Thomas, no fue seleccionado porque así lo pidió Jordan.  

4. Su retiro

Esa conferencia cuando Jordan decide retirarse un tiempo del básquetbol para jugar baseball, ese momento se convertiría en un hito cultural o un: “Where were you when?” o ¿En dónde estabas cuando te enteraste?, que sólo podría ser reemplazado con un regreso sin precedentes con su también famosa declaración I’m Back que se convertiría en uno de los comunicados más populares de la NBA.

3. Jordan como marca

Si hablamos del impacto cultural que Jordan logró en su paso por la NBA no pueden faltar los Air Jordan. Estos tenis creados por Nike, fueron todo un fenómeno mercadológico y mucho tuvieron que ver los comerciales dirigidos por el gran Spike Lee, además de las referencias que se hicieron a ellos, como en la película She’s Gotta Have It de 1986.

Esta campaña publicitaria para televisión se dio entre 1988 y 1991 y aquí te dejamos una muestra.

En el 95, Jordan filmaría Space Jam, una película que muy pronto se convirtió en clave para su regreso a la NBA.

2. La camadería

Toda serie necesita un villano, y en este caso ese título se lo lleva Jerry Krause, el gerente general de los Bulls y el encargado de formar gran parte del equipo que llevaría a Jordan y a los Bulls a ganar sus 6 campeonatos.

A partir de esta premisa, se desprende el título del documental: The Last Dance, después de que Krause limitara al entrenador Phil Jackson a dirigir al grupo sólo hasta el término de la campaña de 1998, motivo por el cual, con la salida de Jackson y el apoyo del equipo encabezado por Jordan, todos sabían que ese sería el último baile y la última oportunidad de ver este equipo jugando junto.

Este equipo estaba encabezado por supuesto por Jordan, pero ¿quién más formó parte de esta gran dinastía del básquetbol? 

Scottie Pippen, el segundo al mando, su juego sólo se vio opacado por escándalos con su salario, ya que a pesar de ser considerado en ese momento como el jugador número 2 más valioso, su nómina ni siquiera se encontraba entre los 10 mejores pagados de la NBA.

Dennis Rodman, uno de los mejores piboteros de la historia. Cuando escuchas el nombre de Rodman, sabes que habrá excesos y así fue, pero nunca falló en la cancha.

Toni Kukoč y su difícil paso para ser aceptado como parte de este equipo, sólo refuerza la teoría de que todos jugaban en algún momento para impresionar a Jordan así ser aceptados como parte del grupo.

Steve Kerr. Fueron 2 momentos clave que hicieron sobresalir a Kerr en este documental. Uno, el enfrentamiento que tuvo con Jordan y dos, una anécdota personal que lo unía con Jordan, además de un tiro que le daría la victoria a los Bulls en el 97.

1. El liderazgo de Jordan

Sin duda alguna esta es la mayor enseñanza que nos ha dejado The Last Dance. Fue visto por muchos como un bully, pero, así como exigía a los demás, se exigía a sí mismo.

Nunca hubo espacio para el fracaso y vivió siempre el presente, sin pensar en fallar un tiro que todavía no hubiera hecho.

Así fue el paso de Jordan por los Chicago Bulls, envuelto en polémica, tragedia y fama, pero siempre mucha disciplina y la constante idea de triunfar.

Si después de todo lo que te acabamos de contar, decides que el básquetbol y este documental no son para ti, chécate entonces los mejores goles y el regreso de la Bundesliga en este blog “Así fue el regreso de la Bundesliga; mira los mejores goles”.